Brigada Callejera y Clínica Condesa firman acuerdo de colaboración

Portada del acuerdo

Brigada Callejera y Clínica Condesa firman acuerdo de colaboración

* Acceso a antirretrovirales, condones y vacunas, uno de los objetivos.

Por la Redacción de la Agencia de Noticias Independiente Noti-Calle, Ciudad de México, 13 de diciembre de 2017.-

Foto de Ricardo Guerrero.

La cita era al medio día, sin embargo el exceso de tráfico impidió que se llegara a la hora acordada.

En el centro comunitario de la Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer, “Elisa Martínez” A.C., ya estaban presentes las testigos de honor: Trabajadoras sexuales fundadoras de la cooperativa de mujer libres “Guadalupe Lazo Martínez” SCL, promotoras de salud de diferentes edades entre los 30 y 75 años de edad, hijas suyas y hasta nietos.

Por parte de la Brigada Callejera, Paty, Julio y Silvia ya habían dado la bienvenida a las trabajadoras sexuales participantes.

En cuanto llegaron la doctora Andrea González Rodríguez, coordinadora del programa de VIH/sida de la Ciudad de México, acompañada de la Lic. Nathalie Gras Allain Subdirectora de Atención a Poblaciones Clave y Programas Específicos de la Clínica Condesa, así como Elvira Madrid Romero, Jaime Montejo y Ricardo Guerrero de la Brigada, se acomodaron las sillas y empezó un diálogo fructífero entre las mujeres que se encontraban allí.

Toma la palabra la doctora Andrea González: “Gracias a la Brigada Callejera por la confianza. Son recursos públicos a los que ustedes tienen derecho. Queremos facilitar el acceso, que no tengan que salir de su mundo. La atención médica va a estar preescrita por médicos especialistas con esquemas de citas programadas. Vamos a venir a entregar resultados. Van a tener un expediente en la Condesa y la primera cita allá. El día que no tengamos algo vamos a buscarlo con la misma pasión que estamos aquí. Es un honor servirles, para eso me pagan. Tenemos cómo fortalecer el trabajo de la doctora Alejandra de la Brigada. Vamos a gestionar la vacuna de la influenza la semana que entra. Tenemos insumos para la prevención del VIH y embarazos y dispuestas a gestionar otros servicios de la secretaría de salud de la Ciudad de México, con los que no cuente la Condesa. Vamos a fortalecer y apoyar el trabajo que la Brigada Callejera ha hecho durante todos estos años. Es un honor, un compromiso con dignidad.”

“Me uno a la alegría de este proyecto. Buscamos llegar a las poblaciones que lo requieren, nos hacía falta llegar a ustedes con la Brigada!, señaló Natalli Gras de la Clínica Condesa.

Por su parte, Elvira Madrid Romero, la presidenta y fundadora de la Brigada Callejera, compartió su palabra y dijo que iban a apoyar a las compañeras que trabajan en la noche, algunas de las cuales han sido violadas y en ese momento no hay acceso a medicamento antirretroviral post- exposición para prevenir la transmisión del VIH. Indicó que a la mayoría se les da seguimiento, pero que no era fácil y que había compañeras con VIH que han llegado a ser indetectables en la carga viral y están muy bien de salud y ya no transmiten el VIH. Hay gente que no tiene ni un acta de nacimiento, ni un domicilio y en el camino se mueren. El compromiso es detectar a la gente y acompañarla. Con las migrantes, algunas son violadas en el camino o vender sexo por sobrevivencia. Nos tocó ver, refirió Elvira, cómo golpeaban a una compañera y le ayudamos, cosa que mucha gente no hace. Sino cubrimos sus necesidades más sentidas, la salud no les va a interesar. No nos vamos a quedar con los brazos cruzados. A las nuevas las mandan a trabajar sin saber cómo hacerle y algunas señoras de edad avanzada se confían y se les transmite el VIH.

Rosa Icela Madrid, otra de las fundadoras de la Brigada Callejera, comentó que “Es un proceso donde le apostamos a que la salud no se inalcanzable, el hecho de que las personas que lo requieran vayan a tener acceso a este tipo de medicamentos, es muy positivo. No habíamos tenido la oportunidad de este tipo de apoyo. El trabajo en concreto es para mejorar la salud y aumentar la autonomía de las trabajadoras sexuales. Ha y mujeres que vienen a la Brigada Callejera. Ellas son las expertas, saben cómo son tratadas en el sector salud. Cómo son discriminadas. Que ustedes estén más atentas en lo que aquí vaya a pasar. Como promotoras de salud ya vamos a tener los insumos aquí. Hay quienes no van a la Condesa por temor al estigma. Aquí Paty tiene un papel de contención muy importante.”

Jaime Montejo agradeció la confianza de la doctora Andrea y sobre todo a Marta Lamas por hacer posible el reencuentro entre ambas partes después de alguna lejanía y desencuentros pasados.

La doctora Alejandra Monjarás, una de las médicas de la Brigada Callejera de la agradeció la firma de este acuerdo y refirió que “Compartir con personas vulnerables este acuerdo para que llegue a personas que no tienen qué comer, ni una chamarra. Esto es muy importante, que usen anticonceptivos de manera informada y que asistan a donde las tratan bien”.

Por su parte, Ricardo Guerrero, asesor educativo y coordinador de promotoras de salud reveló que “Es un momento muy emotivo para todas nosotras. Todo el esfuerzo para que alcancen más pronto sus antirretrovirales. Muchas compañeras ya no están porque los pasos que tenían que dar eran muchos y ahora sólo van a dar dos”.

Patricia, encargada de las oficinas de la Brigada Callejera en la Merced, advirtió que la gente que viene a la Brigada Callejera no tiene ni dinero, ni CURP. El procedimiento para tener acceso al medicamento antirretroviral es muy largo y varias personas, hombres y mujeres se nos han muerto por el proceso largo. Muchas gracias por este apoyo y que ojala sí sea en serio y no se quede a medias. María siempre nos ha apoyado todo el día y les doy para el pasaje y para un taquito. Que no haya tanta burocracia porque la gente se muere en un país muy rico donde nuestros gobernantes son tan bandidos.

Lulú, trabajadora sexual, promotora de salud y estudiante de enfermería, apuntó que “Hay compañeras que trabajamos el sexo oral con condón y nos sale estrafilococo y sería bueno tener acceso a esa vacuna.

La doctora Andrea vuelve a tomar la palabra y arguye que “El acuerdo resguarda la transparencia de la Condesa y la autonomía de la Brigada Callejera. Las decisiones las toma la Brigada. Todo lo que sea factible que esté en los cuadros básicos y esté disponible. Esto va a implicar mejorar en nuestros procesos. Seguramente más adelante va a haber una centrífuga, aquí. Van a tener acceso a tratamiento post-exposición. Empezamos a tener acceso a anticonceptivos y el camino fue exitoso.

Elvira le contesta que el implante subdérmico no lo usaban porque era muy caro.

Julio, colaborador de la Brigada habló de una compañera ambulante que vivía con VIH y que ni las ambulancias lo querían recoger.

La firma del acuerdo se dio en un ambiente cálido y esperanzador.

Cabe señalar que es la primera vez que se firma un instrumento de este tipo en México con una organización de la sociedad civil.

El instrumento se puede solicitar por transparencia a la Clínica Condesa.

Brigada Callejera es una organización con más de 28 años de promover la salud sexual entre trabajadoras sexuales, con una experiencia de más de 25 años haciendo pruebas rápidas de detección de VIH y otras infecciones de transmisión sexual en centros comunitarios destinados a promover la autonomía en este gupo de la población. Así mismo, forma parte de la Alianza Global contra la Trata de Mujeres, GAATW, por sus siglas en inglés.

Liga con el acuerdo:

https://en.calameo.com/read/0001373949212230bea4f